EL ÚLTIMO SECRETO: EL TERCER TÚNEL A IRAK

 

Sin duda las revelaciones sobre el origen del hombre en la Tierra y las de la historia de la humanidad me han marcado profundamente. La iniciativa del hombre de Apellos de que Radu tuviera acceso a tan vasta información y la pequeña “ventana” de tiempo que tenía disponible para tal cosa tenían un papel bien definido.

Las gafas Inter dimensionales, un regalo invaluable que recibió de Apellos, resultaron ser un dispositivo tecnológicamente muy avanzado, no solo para comprender la información compleja que visualizó en su uso, sino también por cómo se veía el túnel. Todo parecía dispuesto con un propósito bien definido, que no le quedó claro en ese momento. Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que eso saliera a la luz también en este sentido.

Satisfecho con la riqueza y la naturaleza de la información a la que tuvo acceso mientras veía imágenes del pasado de la humanidad, Radu Cinamar esperaba con ansias lo que sintió que era la “guinda del pastel”: la expedición a través del tercer túnel. Ya tenía algo de experiencia, acumulada en viajes anteriores y ahora estaba viviendo un estado general de plenitud debido a que el último “reducto”, el último misterio del complejo en Bucegi – el tercer túnel – le sería revelado.

En parte, solo iban a explorar la sucursal a Irak. Ya sabía que esta era la sucursal más “accesible” del mundo y cuya “arquitectura” es bastante complicada respecto del tercer túnel. En manos de los Norteamericanos, ya habían hecho algunas investigaciones que a su juicio y según lo que había logrado visualizar a través de las gafas Inter dimensionales que le dio el hombre de Apellos, iban en la dirección equivocada.

Descubra la colaboración  que el Pentágono solicita a Radu Cinamar y Cesar Brad para lograr culminar el desarrollo de su “máquina del tiempo” .

 

Libro en presentación digital. Descarga automatizada. Cómpralo ya por solo 7,99 US$

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
¡Hola! Aquí estoy por si necesitas algo.
Escanea el código
¡Hola! Soy Ioseph y estoy a tu orden